Sin renunciar ni a la desobediencia civil ni a la resolución del conflicto 1


Como plataforma de organizaciones que trebajan en la defensa de los derechos humanos, el fomento de la cultura de paz y la resolución noviolenta de los conflictos, y igual que hizo el dia que empezó el juicio,  Lafede.cat vuelve a manifestar su opinión coincidiendo con el final de este.

 

Sin renunciar ni a la desobediencia civil ni a la resolución del conflicto

Comunicado de Lafede.cat con motivo del final del juicio al proceso catalán

Barcelona, 14 de junio de 2019

Lafede.cat, como plataforma de organizaciones que trabajan desde hace años en la defensa de los derechos humanos, y para fomentar la cultura de paz y la resolución no violenta de los conflictos en todo el mundo, nunca ha querido obviar el contexto en el que está y ha estado atenta a los acontecimientos que se han sucedido en Catalunya, en relación al proceso catalán, desde su inicio. Desde la consulta del 9N del año 2014, pasando por el referéndum del 1O, así como el juicio del Tribunal Supremo que esta semana ha quedado visto para sentencia.

Lafede.cat ha expresado su opinión respecto a este conflicto político posicionado desde el primer momento a favor del derecho a la autoderminación de los pueblos y el derecho a dedicir del pueblo catalán, pero sobre todo a favor de la desobediencia civil, como la herramienta más apropiada en pro de la defensa de los derechos políticos y sociales, en la medida que contrarresta y evidencia importantes déficits democráticos. Lafede.cat considera que la práctica de la desobediencia civil es legítima cuando «una cantidad significativa de ciudadanos se convencen o bien que los canales utilizados tradicionalmente para conseguir los cambios ya no están abiertos, o bien que a través de estos canales no se escuchan ni atienden sus quejas, o bien que, al contrario, es el gobierno quien unilateralmente impulsa los cambios y persiste en una línea, la legalidad y constitucionalidad despierta graves dudas «, tal y como defendía Hannah Arendt. Tal y como afirmó el presidente Luca Gervasoni el día que terminó el juicio: «el derecho a la desobediencia civil es un pilar de la democracia y las libertades que ha hecho avanzar la historia».

En la misma línea, Lafede.cat ha denunciado reiteradamente el retroceso democrático que se vive en España con respecto a la libertad de expresión y manifestación – agravado por la aprobación de la Ley Mordaza en marzo de 2015 -, así como el abuso de la violencia policial o de la prisión preventiva, y la criminalización de los y las defensoras de los derechos humanos. Asimismo, la federación denuncia una fuerte indefensión ante un poder judicial capaz de acusar de rebelión y sedición a líderes sociales que han promovido manifestaciones violentas. Este juicio está creando un peligroso precedente que criminaliza a los movimientos y organizaciones sociales y ataca los principios de la libertad de expresión, el derecho a la participación política y la libertad ideológica, imprescindibles para cualquier sociedad democrática.

Con el fin de defender un Estado democrático hay que defender los derechos humanos. Lafede.cat considera alarmante e intolerable el menosprecio que se ha hecho del dictamen del grupo de trabajo sobre la detención arbitraria de las Naciones Unidas, que pide la libertad de Jordi Cuixart, Jordi Sánchez y Oriol Junqueras. El Gobierno español no puede desentenderse de las demandas de Naciones Unidas dado que, a pesar de sus limitaciones, éstas representan el marco multilateral de defensa de los derechos y las libertades individuales y colectivas que nos hemos dotado desde el final de la Segunda Guerra Mundial. En coherencia con este dictamen Lafede.cat vuelve a pedir la libertad de las nueve personas en prisión preventiva.

Lafede.cat ha participado activamente en todos los espacios unitarios que se han creado para encontrar una salida dialogada al conflicto como el Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, el Pacto Nacional por el Referéndum, la Mesa por la Democracia y el Espacio Democracia y Convivencia, entre otros. En esta línea reitera una vez más la demanda de vías de diálogo reales y sinceras entre los dos gobiernos y avisa que una sentencia condenatoria no sólo no hará desaparecer el problema sino que lo mantendrá vivo por generaciones. Por eso exige a los diferentes gobiernos que sean responsables, tomen medidas para desescalar el conflicto, busquen herramientas políticas para solucionarlo y renuncien a las represivas y/o judiciales.

Lafede.cat continuará buscando activamente una resolución pacífica del conflicto político actual, y trabajará para que las organizaciones y plataformas sociales, y en especial las que se dedican a la defensa de los derechos humanos y la paz, la cooperación y la solidaridad internacional, tanto catalanas como de todo el Estado español, tengan un papel activo en la construcción de puentes de diálogo, y en la búsqueda de soluciones y propuestas desde la sociedad civil al igual que hacen, desde hace décadas, en muchos países del mundo.

 


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Un comentario en “Sin renunciar ni a la desobediencia civil ni a la resolución del conflicto

  • Rosa Maria Barber Aromir

    Gràcies, moltes gràcies companyes i companys de la fede.Cat. Tinc plena confiança en vosaltres; he participat en molts actes convocats o organitzats per vosaltres, i SEMPRE, SEMPRE he après molt i m´he clarificat en quant a realitats molt importants, greus i/o punyents segons penso. Divulgaré el vostre treball acurat en torn «al Procés» i desitjo ardentment que de totes parts fem un esforç valent i decidit per arribar a una entesa alliberadora.