Avances lentos pero constantes hacia el Tratado Vinculante sobre empresas transnacionales y derechos humanos de las Naciones Unidas  


El pasado mes de octubre, Ginebra acogió la 6ª sesión de debate sobre el Tratado vinculante para el control de las transnacionales, un texto que aún contempla demasiado voluntarismo por parte de Estados y empresas, y poco garante de los derechos de las comunidades afectadas. El próximo 18 de noviembre el Grupo de trabajo de Empresa y derechos humanos de Lafede.cat y la Taula per Colòmbia organiza un acto online, en el marco de la FESC 2020, donde se hablará del estado de la cuestión con presencia de activistas guatemaltecos y saharauis.

Sisena sessió sobre el Tractat Vinculant d'empresa i drets humans a les Nacions Unides

Sisena sessió sobre el Tractat Vinculant d’empresa i drets humans a les Nacions Unides

Del 26 al 30 de octubre se ha celebrado la sexta edición de las negociaciones anuales sobre el Tratado Vinculante en el marco de las Naciones Unidas para regular la actividad de empresas transnacionales en la sede de las Naciones Unidas en Ginebra. Un Tratado que de llegar a aprobarse reforzaría la iniciativa del Grupo de trabajo de Empresa y Derechos Humanos de Lafede.cat y la Taula per Colòmbia, que trabaja por impulsar un Centro catalán para el control de las empresas transnacionales y que recibió el apoyo del Parlamento el pasado 9 de octubre.

En esta sexta edición, donde se ha debatido sobre el segundo borrador del texto, ha estado marcada por la situación sanitaria ocasionada por el COVID-19, que ha provocado una menor presencia física de participantes y más intervenciones online. Este hecho ha preocupado a la sociedad civil por la asimetría que ha generado ante el peso de los intereses de las grandes corporaciones y mayoría de países del norte en Ginebra.

Además, por un lado, ha servido para consolidar posturas: mientras los países donde se encuentran domiciliadas la mayoría de empresas transnacionales han insistido en apostar por herramientas voluntarias sin obligaciones específicas hacia las empresas, la sociedad civil y gran parte de los países del Sur Global han reivindicado la necesidad de aprobar un Tratado que aporte garantías reales a las comunidades afectadas.

Por otro lado, la ausencia de la mayoría de países del norte ha sido evidente y significativa: Rusia y China han sido las potencias con más presencia destacada durante esta sexta edición.

 

Un texto poco ambicioso pero con pequeños avances hacia las afectadas

Respecto del contenido del segundo borrador, sigue preocupando el cambio de dirección en lo que se refiere al ámbito de la aplicación del Tratado: mientras el mandato inicial destacaba que esta herramienta debía ir dirigida a regular la actividad de las empresas Transnacionales, el último borrador es extensivo a “todo tipo de empresas” y esto no cubriría el vacío legal existente para las grandes corporaciones.

Además, el texto sigue delegando excesivas responsabilidades a los Estados, no concreta con suficiente claridad qué obligaciones se atribuyen a las empresas en materia de Derechos Humanos, y continua sin hacer mención explícita a la prevalencia de los principales Convenios de Derechos Humanos por encima de los Tratados de Comercio e Inversión.

Tampoco contempla que el Comité encargado de aplicar el Tratado, más allá de poder emitir recomendaciones a los Estados o publicar informes, tenga competencias punitivas y pueda recibir denuncias de las comunidades afectadas.

 

Un proceso iniciado el 2014 gracias a la sociedad civil organizada

Desde la publicación de las Resolución 26/9 del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas sobre el Tratado vinculante del 2014, las sesiones de negociación celebradas anualmente en Ginebra (junio 2015, octubre 2016, octubre 2017, octubre 2018, octubre 2019 y octubre 2020) han trascurrido con relativa normalidad pese a las dificultades inherentes al proceso y a las reservas presentadas por la mayoría de países del norte y lobbies empresariales. En este marco, las organizaciones catalanas interpelan al gobierno español para que se posicione de forma clara respecto de un proceso, como ya se ha hecho otras veces, que, de salir adelante, resultaría trascendental a la hora de mejorar el acceso a la justicia de personas afectadas para la actuación de estas grandes empresas.

Acte Empresa i Drets humans a la FESC 2020

Acte de retorn de les negociacions a Ginebra sobre el Tractat Vinculant d’empreses transnacionals, en el marcd e la FESC 2020.

18 de noviembre: acto público en el marco de la FESC para hablar del poder corporativo

El próximo miércoles 18 de noviembre a las 18h el grupo de trabajo de Lafede.cat y la Taula per Colòmbia organiza el acto online “Limitar el poder corporativo: sueño o realidad?”, en el marco de la FESC 2020. El acto contará con la participación de Mónica Vargas, facilitadora de la Campaña Global “Dismantle Corporate Power”, Susana López Ramirez, representante de la Pastoral de la Tierra (Guatemala) y Mahfud Mohamed Lamin Bechri, representante por el Sáhara Occidental de NOVACT y miembra de la campaña “Saharahuis contra el expolio”.

Se podrá seguir vía ZOOM y a través del Canal Youtube de la Taula per Colòmbia.